Dieta Atlántica, el ancestral secreto de la longevidad

Más que una dieta, es un estilo de vida que rescata la sencillez, la falta de prisa y el placer de comer acompañado

Si bien el concepto de la "Dieta Atlántica" es poco conocido entre la variedad de dietas existentes y las de moda, les asombrará saber que este patrón alimenticio, reconocido como una de las dietas más completas y beneficiosas para la salud, ha sido el estilo de vida de la península Ibérica desde hace siglos y heredado durante la colonia a nuestro continente.

La "Dieta Atlántica del Sur de Europa" (SEAD), como se conoce por sus siglas en Inglés, logró definirse como tal desde la firma de la "Declaración de Baione" en 2006, aunque hubiese marcado el estilo de vida desde hace siglos en Galicia (España) y Norte de Portugal.

Con el descubrimiento de América, el ir y venir de personas entre el nuevo y el viejo continente, ocasionó el enriquecimiento, tanto en la cocina ibérica y europea, como de la propia de los países recién descubiertos. Los productos llegados de América, como el maíz, la patata, el pimiento, o el tomate, se incorporaron inmediatamente a la agricultura local, antes que en otras regiones, y dieron su forma definitiva a esta dieta. Es así que esta dieta también forma parte de la tradición alimenticia de América Latina desde la colonia en los siglos XVI, XVII y XVIII.


 

¿Qué hace que esta dieta secular sea tendencia actualmente?

La velocidad, el rítmo rápido de la vida, el trabajo, la agenda, los niños, y todas las obligaciones diarias hacen que no prestemos atención a lo que nos alimenta. Hemos perdido calidad de vida.

Esto ha generado una corriente de nuevas tendencias culinarias que quieren recuperar este tiempo merecido para alimentarnos, para elegir los ingredientes locales y de temporada, para cocinarlos y comerlos dándole el tiempo necesario a cada uno y compartirlos en familia o con amigos. Tanto como la Dieta Atlántica, el movimiento slow-food y otras corrientes, nos invitan a disfrutar de la vida a través de la comida que beneficie al productor, al consumidor y por ende, al planeta.


 

¿De qué se trata esta dieta?

Si hubiera que definir la dieta atlántica en pocas palabras, ésta se basa en productos frescos, locales y de temporada cocinados a fuego lento para que los alimentos vayan soltando sus propios jugos, que se preparen de manera sencilla y con pocos aderezos, con predominio de la cocción en agua, el horneado y el braseado, lo que preserva las cualidades nutricionales mejor que otros modos de cocción. El sabor primario de los alimentos destaca en cada plato.

La variedad de alimentos estacionales de la dieta atlántica hace más difícil asignar cualidades nutricionales a un solo alimento. Pero siguiendo el mismo criterio, si bien la dieta atlántica se sustenta en el pescado y mariscos, las carnes ternera, cerdo y sus derivados, por su parte, tienen una marcada presencia en las mesas durante el otoño y los días más fríos del invierno. Desde la perspectiva nutricional, es una dieta con alto contenido en fibra y carbohidratos de asimilación lenta y elevado contenido de proteínas. Asimismo, esta dieta busca la sencillez en la preparación de los alimentos y así mantener la calidad de las materias primas y el valor nutritivo de las mismas.


 

La Dieta Atlántica, una opción ecológica y sostenible

De igual manera y no menos importante, es el tiempo que dedicamos al disfute de los alimentos, siendo primordial el compartir pausadamente una variedad de pequeñas porciones durante las extensas y descontraídas comidas con la familia o los amigos. Este modus vivendi, ha marcado una notable relación con la longevidad, siendo las poblaciones del noroeste ibérico desde donde nace esta dieta, son las que registran una mayor esperanza de vida, junto a algunas regiones de Japón, con un alto porcentaje de personas octogenarias y, especialmente, centenarias. Por lo tanto y con estudios que respaldan estos datos, la "Dieta Atlántica SEAD" debe considerarse como un excelente patrón dietético y estilo de vida.

Si pensamos en la cadena de beneficios que se enlazan en un estilo de vida al tomar el tiempo necesario para nuestra salud, hacemos lo mismo con el planeta. Consumir alimentos frescos de temporada, cocinarlos lentamente y compartirlos sin prisa es sin duda el camino ecológico más económico y sostenible. De hecho estudios recientes indican que la dieta atlántica tradicional genera una huella de carbono tan baja como las dietas vegetarianas y resulta de las más sostenibles.

¡A disfrutar de la comida y de la vida se ha dicho!


 


Fuentes:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29981520/

https://www.telva.com/2016/06/21/cocina/1466516354.html

https://diccionariodegastronomia.com/la-cocina-de-ida-y-vuelta-entre-europa-y-america/

https://theconversation.com/la-dieta-atlantica-tambien-existe-168678

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33213124/

https://www.abc.es/bienestar/alimentacion/dietas-saludables/abci-dieta-atlantica-consiste-y-cuales-beneficios-202005180129_noticia.html





0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
log2 big a.png